Don Fernando Rielo Pardal

Fundador del Instituto ID de Cristo Redentor, Misioneras y Misioneros Identes

Fernando Rielo nació en Madrid (España), el 28 de agosto de 1923. Hijo de don Enrique Rielo Vivero y doña Pilar Pardal Espadero, quienes crearon una familia compuesta por ocho hijos, de los cuales cinco sobrevivieron a las penalidades de la época.  

El eje vertebral de toda su existencia fue la presencia del Padre Celestial. Con Él aprendió a orar e incluso a familiarizarse con las primeras letras. Y tanto sus juegos como sus idas y venidas al colegio las realizaba junto a Él. Por lo demás, su comportamiento era el de un niño normal, aunque su espíritu siempre oteaba el cielo y cualquier circunstancia que le rodeaba la convertía en un acto de amor a Dios.

El 21 de mayo de 1936, cuando tenía doce años, realizó la Primera Comunión. En esos instantes, la situación social y política española era convulsa. De hecho, dos meses más tarde estalló la guerra civil, por lo que recibió la Eucaristía por vez primera “entre motines y fusiles”. Ese día tanto él como su familia fueron perseguidos por la fe, y, poco más tarde, Fernando estuvo a punto de ser fusilado a causa de ella por un miliciano que lo había reconocido.  

En esta época de su vida se acrecentó su devoción a la Virgen María y a San José. Y recitaba con incontenible emoción la Salve Regina en la Iglesia de la Virgen Milagrosa de los Padres Paules, y el Tantum Ergo.
 
Unos años más tarde, hallándose en un hermoso paraje de la Sierra de Guadarrama (Segovia), participando en un campamento juvenil, recibió el mensaje de la santidad. El hecho sucedió en la madrugada del 28 de agosto de 1939. Allí, entre la frondosidad de los pinos, se abrió paso la voz majestuosa del Padre: “Hijo mío, sé santo, como Yo tu Padre Celestial soy santo”. No lo dudó. Desde ese instante intensificó sus acciones encaminadas a mostrarle el amor que le profesaba, manteniendo su promesa de entregarle la vida hasta el fin de sus días.

En el otoño de 1944 ingresó en Madrid en un templo regido por los PP. Redentoristas. Y creyendo ver en ello el signo de Dios para su vida, finalizado el Servicio Militar ingresó en esta Congregación. Realizó el noviciado en Nava del Rey (Valladolid) y prosiguió estudios filosófico-teológicos en el Estudiantado de Astorga (León), de la mencionada Congregación. Allí, mientras se preparaba para ser ordenado sacerdote, en 1951 fundó el movimiento Christus con la única finalidad de impulsar la vivencia íntima de la vocación, acrecentando la fidelidad al carisma de la Congregación.

Un día del otoño de 1950 sintió la locución de Cristo anunciándole que no sería ordenado sacerdote. Cristo le llamaba por otro sendero, que todavía desconocía. Y el 24 de diciembre de 1951, en la capilla del convento, al preguntarle a Cristo por su voluntad tuvo la visión del escudo que formaría parte del Instituto que había de fundar y se le entregó su lema: "Cree y espera".  
 
 El 29 de junio de 1959 recibió las cartas credenciales de la nueva Fundación. Pero el Prelado falleció en agosto de 1961 sin poder darles curso, y con su muerte comenzaron momentos difíciles para la Institución.

Durante todos estos años la delicada salud del Fundador había dado ya muchos sobresaltos, teniendo las enfermedades distintas manifestaciones. Una de ellas le supuso la amputación de su pierna derecha el 2 de diciembre de 1987. A efectos de proseguir rehabilitación en el hospital Rusk de New York, se trasladó a esta ciudad el 22 de octubre de 1988.  

El 23 de enero de 1994 la Fundación que había erigido fue reconocida como Asociación Pública de Fieles. Años atrás había accedido a quedar al margen de la misma y no influir en el sentir de sus hijos, por lo que en este reconocimiento, tan sufrido y anhelado por él, no se contemplaba su nombre.

El 6 de diciembre de 2004, de forma silenciosa, como había venido viviendo en los últimos años, entregó su alma a Dios, cumpliéndose el sueño que marcó toda su existencia: regresar a los brazos del Padre. Cuarenta días antes de su fallecimiento el Instituto de Misioneros Identes fue elevado canónicamente a nueva forma de Vida Consagrada, siendo Fernando Rielo reconocido en el decreto como su Fundador. Asimismo el 11 de julio de 2009 la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica firmó el decreto de aprobación del Instituto Id de Cristo Redentor, Misioneras y Misioneros Identes, como Instituto de Vida Consagrada de Derecho Pontificio.

 

 

Si desea recibir noticias de nosotros suscríbase a la Unidad Educativa Perez Pallares

La Unidad Educativa “Pérez Pallares”, forma y evangeliza a niñas, niños y adolescentes con el Carisma Idente basado en la “Pedagogía del Amor”, proyecta ciudadana/os católicos, íntegros, sensibles, con pensamiento crítico y comprometidos con la sociedad actual.

CONTACTOS

Si desea contactarse con nosotros puede hacerlo por los siguientes medios:

Villonaco S8-266 y Cerro Hermoso 
(02) 2650 057